Gestión integral de siniestros

Si su equipo está bien formado y tiene todo el material necesario, podrá enfrentarse a pequeños derrames de manera rápida y eficiente. Pero si el alcance del derrame supera su capacidad de respuesta, entonces, sí o sí, necesita contar con un Servicio de Intervención Urgente, como el que Kepler lleva prestando durante 25 años, con toda su experiencia profesional y la calidad técnica de los productos que comercializa Conterol.

En este cuarto de década que llevamos prestando servicios de emergencia, hemos ido de la mano de centros de investigación, administraciones públicas y asociaciones profesionales, para elaborar los planes de intervención más eficientes posibles, a día de hoy. Y éstas son nuestras conclusiones sobre cómo debe funcionar el Servicio de Intervención Urgente (SIU) perfecto, con los recursos con los que disponemos actualmente: 

Hay ocasiones en las que es posible actuar antes de que se produzca el daño. En los accidentes en carretera o áreas industriales, el derrame no siempre se produce de manera instantánea o sobre un suelo sensible. Es posible contener la sustancia peligrosa antes de que cause un daño al entorno.

Cuanto más tiempo tardemos en responder más grandes serán los daños. Especialmente, en ríos y mares, o cuando el vertido pueda afectar a aguas subterráneas. Lamentablemente, las sustancias peligrosas y contaminantes siguen su camino de expansión o penetración, mientras no lo detengamos. Por eso, es imperativo actuar rápidamente para controlarlas, contenerlas y retirarlas o eliminarlas.

Cuando el entorno se ha visto afectado, es imprescindible que el SIU restituya los recursos naturales dañados. Se deben llevar a cabo todas las prácticas necesarias para reparar, restaurar o reemplazar los recursos naturales que hayan sido dañados, en base a exigentes análisis. Y cuando no se pueda reestablecer el recurso original, debe ofrecer una alternativa equivalente viable, respetuosa y reglamentaria.

Pero, además, un SIU perfecto debería tener capacidad forense, para discernir la procedencia del vertido, el momento en el que se produjo y la degradación natural ocasionada, en aquellos casos en los que no se conoce al responsable del derrame.

No es lo mismo un derrame en tierra que en mar. Ni un derrame en una zona habitada o un área medioambiental protegida. Por eso es importante contar con el conocimiento y la experiencia de una amplia gama de profesionales: químicos, biólogos, físicos, geólogos, científicos medioambientales, ingenieros industriales, de caminos y obras públicas, técnicos de taller, consejeros de seguridad ADR, etc.

Probablemente, el principal valor que aportemos en Kepler y Conterol a los Servicios de Intervención Urgente sea la capacidad de gestión integral.

Es esencial para un buen SIU. Hay que poder llevar una gestión técnica, logística, económica y documental, precisa, ágil y optimizada. Es necesario tener amplia experiencia trabajando con administraciones públicas, equipos y cuerpos de seguridad, empresas privadas, aseguradoras, peritos y asesores especializados. Y una muy buena capacidad para evaluar el nivel de riesgo y urgencia de cada escenario.

El gabinete técnico y el equipo de campo deben estar coordinados para poder analizar y estudiar el terreno, el producto vertido, el trazado, las vías de acceso y los puntos críticos y sus características.

Con el gabinete encabezando la gestión y el equipo de campo reconociendo el terreno, en paralelo, se consigue una rápida estimación de las necesidades y una activación veloz del servicio.

La coordinación y la comunicación deben ser absolutas durante todo el proceso, para poder reaccionar ante imprevistos, de manera eficiente y efectiva, en la mayor brevedad posible.

En el proceso de contener, retirar, almacenar y/o eliminar el producto contaminante la calidad del material empleado es decisiva.

Es imprescindible realizar todas estas labores con productos certificados, en perfecto estado de mantenimiento, para poder prestar un servicio rápido y realmente eficaz.

Como proveedores de todo tipo de materiales, en Kepler y Conterol disponemos siempre de una amplia gama de opciones que nos permiten afrontar cualquier tipo de accidente medioambiental.

Pero si hay algo que realmente puede marcar la diferencia entre un buen SIU y un SIU perfecto es el compromiso y la colaboración del operador o empresa responsable del vertido.

Una empresa que desee minimizar el coste e impacto de un accidente tiene que mantener unos buenos niveles de seguridad y mantenimiento en instalaciones y medios de transporte de sustancias peligrosas.

Por supuesto, debe procurar una formación adecuada y actualizada a su equipo humano. Proveerles de buenos materiales de contención, recogida y almacenaje.

Y, sobre todo, contar con un servicio de asesoría que se ajuste a sus necesidades específicas y le permita estar preparado ante imprevistos, como el que ofrecen Kepler y Conterol,

Si quiere más información, descarga la ficha técnica.



Comentarios