Qué recipiente debería usar para un residuo peligroso

recipientes_almacenamiento

Todos los fans de Breaking Bad recuerdan ese capítulo en el que el ácido fluorhídrico agujerea una bañera y Walter manda a Jesse a comprar una cubeta de plástico. A pesar de que el ácido fluorhídrico no sirva para disolver cadáveres, Breaking Bad nos dio una lección de química, a la hora de depositar sustancias tóxicas en un recipiente: es imprescindible comprobar el material con el que está fabricado nuestra cubeta.

La composición

La composición del recipiente es mucho más importante que su tamaño o la facilidad con la que podamos manejarlo. Así que siempre, antes de recoger tu vertido o guardar tu sustancia peligrosa, revisa la Ficha de Seguridad del producto para entender los peligros, la forma correcta de manipularlo y el tipo de almacenamiento que requiere.

Si el producto que manejas no tiene Ficha de Seguridad, deberás encontrar una fuente fiable de información sobre sus propiedades, su reacción ante otras sustancias y temperaturas, los riesgos para la salud y el medio ambiente, y cómo proceder en el caso de vertido.

Manipulada con atención, seguridad y rigurosidad

Cualquier sustancia tóxica, corrosiva, comburente, irritante, sensibilizante, carcinogénica, mutagénica o peligrosa para el medio ambiente, debe ser manipulada y almacenada con atención, seguridad y rigurosidad. Así que, si no sabes cómo proceder ante un derrame peligroso, ponte en contacto con Conterol, un profesional especializado o las autoridades competentes, para contener y gestionar el vertido.


En Conterol, por lo pronto, te facilitamos una breve guía sobre las cubetas, recipientes y bidones en los que se deben depositar este tipo de sustancias.


En el mercado encontrarás cubetas, recipientes, bidones, bandejas y cajas de uno de estos cuatro materiales: polietileno, acero galvanizado, fibra de vidrio o PVC.

PVC

De los cuatro, el PVC es el material que ofrece menos propiedades. De hecho, solo se usa como sistema de retención secundario cuando el recipiente principal puede sufrir goteos o derrames. También se usa como retenedor para la limpieza de máquinas o vehículos que puedan contener sustancias peligrosas. Pero nunca debe usarse como una forma indefinida de almacenaje.

Polietileno

El recipiente de polietileno, en cambio, es el más habitual en el manejo de sustancias químicas, ya sean ácidos o bases, y una amplia gama de solventes, así como aceites, hidrocarburos, fuel, gasoil y soluciones acuosas de sales.


Se trata de un material inerte, apenas reactivo y su producción es muy económica. Su uso está ampliamente extendido en sectores como el de la alimentación y los medicamentos. Eso sí, para contener sustancias peligrosas, los recipientes de polietileno deben estar producidas en una sola pieza, sin soldaduras, para evitar cualquier tipo de filtración.

Acero galvanizado

El acero galvanizado también es un material común en el almacenaje de sustancias peligrosas, especialmente para aquellas altamente inflamables. Su uso más común es el de almacenamiento, trasvase y retención de sustancias aceitosas. Aunque por su alta resistencia mecánica y su baja reacción al fuego, también se utiliza como recubrimiento para depósitos de polietileno, con la finalidad de preservar de manera segura sustancias altamente tóxicas o corrosivas.

Fibra de vidrio


Y, por último, la fibra de vidrio es un material que va ganando cada vez más presencia en cuanto cubetos y cajas de almacenamiento de plástico o resina. Combina grandes propiedades químicas del polietileno y el metal, lo que la convierte en una solución muy versátil en el manejo de sustancias peligrosas.

Una vez hayas determinado el tipo de material que requieres para tu vertido, puedes consultar la amplia gama de productos, modelos y tamaños que ofrecemos en Conterol.

Y, sobre todo, recuerda que siempre debes informarse antes de utilizar cualquier tipo de sustancia peligrosa, para anticiparte a posibles accidentes y derrames. Recuerda que en Conterol no solo proveemos material y equipo, también te asesoramos en el uso de cualquier tipo de producto tóxico o peligroso. Así que, ante cualquier duda, llámanos.



Comentarios